SU CASO, NUESTRA PASIÓN.

¿Se ha lesionado en un accidente de tráfico, se enfrenta a cargos penales o necesita ayuda con una multa de tráfico? Nuestra misión es formar una asociación duradera con cada cliente. Nuestra pasión son las personas a las que ayudamos y las vidas que ayudamos a cambiar. Así que, si tiene preguntas o necesita asistencia, estamos aquí para ayudar.

  1. Inicio
  2. Multas de tráfico
  3. Guía de los niveles de prueba utilizados en el proceso penal de Florida

Consulta de vídeo gratuita
Envíenos un mensaje de texto

Guía de los niveles de prueba utilizados en el proceso penal de Florida

¿Sabías que casi tres millones de casos penales se presentaron en los tribunales de Florida entre 2019 y 2020? Los cargos penales siempre deben tomarse muy en serio, y un cargo en Florida podría cambiar su vida para siempre. Lo primero que debe hacer si se encuentra en esta situación es contratar a un abogado. Ellos le ayudarán a navegar por el proceso penal de Florida.

Cuando vaya a juicio, su abogado le enseñará a entender la jerga legal. Y cómo el jurado interpretará lo que ocurre dentro y fuera de la sala. Parte de la estrategia de la defensa puede depender de cómo la fiscalía pretende demostrar la culpabilidad.

Los tres niveles de prueba en el sistema de justicia penal de Florida son más allá de toda duda razonable, la preponderancia de las pruebas y las pruebas claras y convincentes. Cada uno de ellos afectará al desarrollo del juicio.

A continuación encontrará una guía que le ayudará a entender estos niveles de prueba.

El proceso penal de Florida

Un arresto o un aviso de comparecencia es el inicio del proceso penal. Un oficial puede arrestarlo debido a una orden de arresto o si hay una causa razonable. Después de un arresto, el caso se inicia y el acusado probablemente comparecerá ante el tribunal en un plazo de dos días.

Siempre es una buena idea cumplir con las directivas de un oficial por el bien de su juicio y su seguridad personal. Para los delitos menores de primer y segundo grado, un oficial puede emitir un aviso para comparecer ante el tribunal si la persona cumplió bien, ya que tendrá razones para creer que la persona que recibe el aviso comparecerá a la hora designada. Puede buscar asistencia legal entre el momento en que recibe dicha notificación y la fecha del juicio.

También es bueno tener en cuenta que cumplir con las directivas de un oficial no significa que usted debe compartir cualquier información con ellos. Cumpla con las instrucciones de realizar acciones como permanecer en su coche y firmar las citaciones. Pero informe con calma al agente de que sólo desea responder a las preguntas después de consultar a un abogado (especialmente si tiene la intención de defenderse en un tribunal).

Más allá de una duda razonable

Para poder condenar a alguien por un delito, la fiscalía debe probar la culpabilidad más allá de toda duda razonable. Se instruye al jurado para que considere las pruebas en el vacío (para que los factores externos no influyan en sus convicciones). La falta de pruebas que demuestren la culpabilidad, o incluso la presencia de pruebas contradictorias, puede suscitar una duda razonable sobre la culpabilidad del acusado.

Supongamos que está en el juzgado por robo en una tienda. Si le detienen con mercancía encima mientras está en la tienda, es muy difícil demostrar que tenía intención de irse sin pagar. Eso es suficiente para plantear una duda razonable sobre su culpabilidad, y el jurado debe declararle inocente.

Para condenar a alguien en la mayoría de los casos es necesario demostrar la culpabilidad más allá de toda duda razonable. Los delitos menores y casos de delitos graves utilizan esta norma debido a la gravedad de las consecuencias, así como al derecho de una persona a la presunción de inocencia hasta que se demuestre su culpabilidad.

Pruebas claras y convincentes

Las pruebas claras y convincentes son más fáciles de probar que más allá de toda duda razonable. Las pruebas no tienen que descartar todas las posibilidades de inocencia. El tribunal simplemente necesita ver suficientes pruebas para creer en la culpabilidad del acusado.

Los dos usos principales de esta carga de la prueba en los procedimientos penales son en los casos de abuso doméstico y en algunas defensas o apelaciones de salud mental. Si alguien quiere presentar una orden de alejamiento. En primer lugar, tiene que convencer al tribunal de que la persona contra la que se presenta es una amenaza perjudicial. Las órdenes de alejamiento son acciones legales que se presentan de forma preventiva, por lo que demostrar que la demanda es totalmente cierta es imposible.

La preponderancia de las pruebas

La preponderancia de la prueba es el más bajo de los niveles de prueba. Además, el criterio de preponderancia es mucho más común en los casos civiles que en los penales, pero sigue siendo aplicable en los procedimientos penales.

Si las autoridades acusan a alguien de violar las normas de la libertad condicional, el fiscal sólo tiene que mostrar suficientes pruebas para demostrar la culpabilidad sobre esta base. Todo lo que los tribunales necesitan determinar para un veredicto de culpabilidad es que es más probable que el acusado haya violado la libertad condicional. El veredicto debe seguir basándose en pruebas. Pero se requieren menos pruebas para demostrar que es probable que alguien sea culpable que para que sea absolutamente cierto.

Los abogados defensores también utilizan el estándar de preponderancia para una defensa afirmativa. Las defensas de autodefensa, de trampa y de locura son algunos ejemplos en los que el tribunal puede aplicar esta norma.

Sospecha razonable y causa probable

La sospecha razonable y la causa probable son también cargas de la prueba. Los fiscales no cumplen estas cargas de la prueba en los tribunales. Se aplican a la policía y a las normas legales que utilizan para iniciar un registro o una detención.

La sospecha razonable es más que una simple corazonada o prejuicio del policía. Tiene que haber hechos concretos que puedan señalar sobre por qué le han parado o registrado. Esta es la menor carga de la prueba.

La causa probable está por encima de la sospecha razonable. Si la policía decide detener sin una orden judicial, tiene que ser capaz de enumerar una serie de hechos convincentes sobre el motivo de la detención.

Alternativamente, la policía puede mostrar una lista de hechos preparados a un juez. El juez emitirá entonces una orden de arresto si hay suficientes pruebas para sospechar que existe una causa probable.

Un ejemplo de causa probable sin orden judicial sería que la policía te viera robando o agrediendo a alguien. Si llevaran las pruebas de vídeo de las mismas acciones a un juez después de que se produjera el delito, entonces obtendrían una orden de arresto.

Asegúrese de obtener el mejor asesoramiento jurídico

Los cargos penales pueden cambiar su vida. Manejar su caso penal dentro de los límites de la ley es la mejor manera de proceder. Si usted está en juicio por algo que no hizo, la carga de la prueba es lo suficientemente estricta como para liberarlo de nuevo. Depende del fiscal del estado cumplir con esta carga.

Aunque el proceso penal de Florida tiene altos estándares para probar la culpabilidad, tener representación legal es la mejor manera de asegurar el resultado que usted desea. Si está buscando representación, nuestro equipo legal cubre lesiones, violaciones de tráfico, e incluso delitos graves. Póngase en contacto con nosotros con nosotros para conocer su caso.

CONTACTAR CON EL ABOGADO DE MULTAS DE TRÁFICO DE TAMPA

RHINO Abogados puede ayudar y guiarle a través de un sistema moldeado por las fuerzas del orden, los jueces y los abogados durante décadas. Habiendo ganado casos para nuestros clientes en circunstancias similares, nuestro equipo de defensa penal sabe lo que se necesita para luchar en su nombre.

Dejemos que RHINO Lawyers responder a sus preguntas y revisar los hechos de su caso con una consulta gratuita. Así que, comience completando el "EVALUACIÓN DE CASO GRATUITA INSTANTÁNEAMENTE" o llamándonos a cualquier hora, de día o de noche, al (844) RHINO-77.

Menú